ES POSIBLE CONGELAR EN BUENOS AIRES EL PRECIO DE LOS ALQUILERES COMO EN BERLÍN ?

Un nuevo DELIRIO se plantea en Buenos Aires.- La nota resumida.- Una iniciativa Berlinesa despertó la polémica en Buenos Aires. A continuación analizamos la posibilidad de contar con una ley similar en Buenos Aires. La iniciativa en Berlín fue aprobada, pero entrará en vigencia en enero 2020. Para evitar nuevos aumentos de precios, tendrá efectos retroactivos a partir de la firma de la resolución y un “techo” límite a los valores a cobrar. Los incumplidores podrán recibir multas de hasta 500.000 euros. La difusión de esta medida tuvo amplia repercusión en el mundo. En Argentina se planteó, en un matutino si existe la posibilidad de aplicarla en el actual contexto.- En principio no es aplicable el Argentina, por la simple razón que en los últimos 40 años, solo 10 fueron de estabilidad económica y baja inflación.- En un actual contexto económico es imposible congelar valores, ya que es el mismo Estado el que mas genera variaciones en los valores, al no controlar de manera efectiva la inflación.- Si establecieramos controles en los alquileres, lo primero que sucedería, sería la retracción en la oferta de inmuebles; además de hecho el mercado autoregula los precios por la oferta y la demanda, ya que los precios de los alquileres aumentan hasta que, desocupado el inmueble, es el mismo propietario el que decide bajar sus pretenciones con tal de tener el inmueble alquilado.- Por el lado de los que se auto designan "defensores de los inquilinos", también consideran de imposible aplicación una ley como la de Berlín, pero aluden otros motivos: " La AFIP ni si quiera controla que te den una factura por el pago de un alquiler, así que plantear una ley que regule de esa forma los alquileres es casi una fantasía", afirma el "defensor de los inquilinos".- También se plantea desde los "defensores de inquilinos", el blanqueo del mercado inmobiliario y la facturación de los cánones locativos; de la misma manera, el aumento del plazo mínimo de los contratos.- Una vez mas, y mas allá de la formalidades que deben cumplirse en toda actividad económica, el aumento del plazo mínimo de contrato, sin una estabilidad económica, resulta igualmente entorpecer el libre mercado, ya que por ejemplo, si un inquilino quiere irse de una locación puede hacer desde los 6 meses de vigencia del contrato, pero el propietario debe esperar 2 años para recuperar su inmueble, en el caso de tratarse de un mal inquilino.- Por otro lado, no teniendo parámetros bien definidos, se vuelve muy difícil poyectar a 3 años una locación, sin terminar perjudicando a una de las partes (Locador/Locatario).- Por último, el gran problema que tenemos en Argentina es la falta de un desalojo ágil, lo que favorece a los malos inquilinos que se quedan hasta 2 años, y a veces mas, en un inmueble sin pagar y hasta destrozando al inmueble antes de abandonarlo, lo que es el principal motor de las exigencias que se le imponen a los inquilinos cuando ingresan a la propiedad.- En definitiva, como siempre en Argentina, los justos pagan por los pecadores.- Necesitamos una verdadero compromiso desde el estado, para favorecer el crecimiento del mercado inmobiliario, favoreciendo a quienes construyen unidades estandar y facilitando el acceso a las familias, con incentivos impositivos.-